Mostrando todos los resultados 10

Portátiles CO2

Extintores de CO2

Generalidades

  • Los extintores de dióxido de carbono, anhídrido carbónico son el equipo más común que podemos encontrar en cualquier instalación para cubrir las necesidades básicas de seguridad contra incendios.
  • Trabajamos con el fabricante EXFAEX, con material en chapa de acero laminado AP04.
  • Los equipos llevan una válvula de latón, acero y caucho.
  • Soportes de pared incluido.
  • Tubo sonda de aluminio
  • Agente propulsor: CO2
  • Disco de seguridad incorporado en la válvula.
  • Pintura sin plomo ni TGIC, resistente a la radiación ultravioleta.
  • Difusor de polipropileno, caucho y acero.
  • No exponer al calor

Características y propiedades

El dióxido de carbono, CO2, o anhídrido carbónico es un gas destinado a extinguir un tipo de fuegos en concreto. Como ya ha podido comprobar en nuestra categoría principal de esta sección, hacemos un breve resumen de los tipos y clases de fuego existentes, así como las propiedades básicas de cada agente extinguidor.

  • Utilice este equipo sobre todo si quiere cubrir salas eléctricas, cuadros eléctricos o fuegos de tipo B. Son los más recomendados para ello.
  • Este tipo de gas reacciona químicamente con los fuegos de clase D por lo que no se recomienda su uso ante los mismos, pues la entrada de contacto del gas con el sodio, potasio u otro tipo de materiales similares producirá la descomposición del CO2.
  • El propio gas CO2 funciona como agente propulsor, a diferencia de otros extintores de baja presión como los de polvo o agua, no necesita carga de nitrógeno u otro gas para proceder a su disparo.
  • La ventaja que puede tener es que no genera residuos y no mancha, sin embargo, si utilizamos el gas en cantidades elevadas y la sala en la que hemos disparado el extintor es pequeña, puede afectar al usuario, pues el gas desplaza el oxígeno y esto dificultaría nuestra respiración pudiendo llegar hasta la muerte.
  • Se conservará en estado líquido dentro del envase, pues la presión interna provoca que el estado del agente pase de gaseoso a licuado. Sin embargo, al disparar el equipo y al entrar en contacto con la presión ambiental, se convertirá inmediátamente en un gas. Si la presión a la que sometiéramos fuese aún mayor, podríamos convertir el elemento en estado sólido.
  • El efecto producido al disparo del extintor es una nube de hielo blanca que atacará el fuego de manera directa. Debemos de tener mucho cuidado por dónde hay que coger el equipo. Sujételo siempre con fuerza y a ser posible poniendo como tope las piernas, ejerciendo fuerza, y por otro lado, coger la manguera por la empuñadura destinada al disparo ya que el agente extintor saldrá a una temepratura de -70º y podría quemar la piel. Además de eso, la presión es muy elevada, por ese motivo indicamos que se sujete bien y se haga tope con las piernas, ya que se producirá una fuerza de rebote al accionar la válvula con mucha dureza.
  • La densisdad del gas es mayor que la del aire, por ese motivo desplazará al oxígeno y actuará en el fuego mediante sofocación y por enfriamiento. Ambas formas romperán el tetraedro del fuego e interrumpirán el incendio, y gracias a ello, el fuego no podrá reactivarse. Recuerde, la ausencia de oxígeno y el enfriamiento actuará positivamente a la extinción del fuego.
  • Si actuamos en elementos sólidos o de CLASE A, es muy probable que el fuego se reavive o no podamos apagarlo. Este tipo de elementos de CLASE A generan brasas y por tanto reavivarán el fuego si utilizamos un equipo de CO2 contra ellos. No se decante por la compra de un extintor de CO2 como única ventaja de que no mancha y no genera residuo, para esos casos tiene extintores de polvo antibrasa y son los que tendrá que utilizar.

Mostrando todos los resultados 10