Sistemas de detección y alarma de incendios – SERIOR

Sistemas de detección y alarma de incendios según R.D 513/2017 de 22 de mayo

Zonas protegidas por sistemas de detección y alarma de incendios

  • Los pulsadores de alarma deben colocarse como máximo a 25 m de cualquier punto que deba ser considerado como origen de evacuación. La parte superior del dispositivo debe estar a una altura de 0,8 y 1,20 m. Estarán señalizados.
  • Tanto el nivel sonoro como el óptico de los dispositivos de alarma de incendios, serán tales que permitirán que sean percibidos en el ámbito de cada sector de detección de incendio donde estén instalados.
  • El sistema de comunicación permitirá emitir señales diferentes, generadas manualmente en un puesto de control, o automáticamente controlada por el e.c.i.

Tabla de mantenimiento

Según Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios. Sección 1.ª Protección activa contra incendios. Tabla I. Programa de mantenimiento trimestral y semestral de los sistemas de protección activa contra incendios. Tabla II. Programa de mantenimiento anual y quinquenal de los sistemas de protección activa contra incendios.

Las operaciones descritas a continuación deberán ser realizadas por:

Mantenimiento trimestral

  • Implementar medidas para evitar acciones no deseadas durante la inspección.
  • Verificar que no se han producido cambios en los componentes del sistema desde la última revisión y proceder a su documentación.
  • Comprobar el funcionamiento de las instalaciones. Sustituir los elementos defectuosos.
  • Revisar indicaciones luminosas de alarma, avería, desconexión e información de la central.
  • Mantenimiento de los acumuladores.
  • Verificar centralización y transmisión de alarma.
  • Realizar una prueba de conmutación del sistema en fallo de red, funcionamiento del sistema bajo baterías, detección de averías y restitución a modo normal.
  • Comprobar la señalización de los pulsadores de alarma manuales..
  • Comprobar funcionamiento avisadores luminosos y acústicos.

Mantenimiento semestral

  • Verificar la ubicación, identificación, visibilidad y accesibilidad de los pulsadores.

Mantenimiento anual

  • Comprobar el funcionamiento en maniobras programadas en función de la zona de detección.
  • Verificar y actualizar el software de la central siguiendo recomendaciones del fabricante.
  • Comprobar todas las maniobras existentes.
  • Asegurar espacio libre debajo del detector puntual y en todas las direcciones como mínimo de 500 mm.
  • Verificar estado de los detectores.
  • Poner a prueba individualmente los detectores automáticos siguiendo especificaciones del fabricante.
  • Verificar la capacidad de alcanzar y activar el elemento sensor del interior de la cámara del detector.
  • La vida útil vendrá dada por el fabricante, en caso contrario, se considera de 10 años..
  • Poner a prueba todos los pulsadores.

NORMA UNE 23007-14:2014 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 14: Planificación, diseño, instalación, puesta en servicio, uso y mantenimiento.

Generalidades

Esta norma proporciona criterios para la planificación, diseño, instalación, puesta en marcha, uso y mantenimiento de sistemas de detección y alarma de incendio. Se considera que proporciona una base adecuada para el suministro y uso de sistemas eficaces.

Los sistemas de detección y alarma de incendio conformes con esta norma deben cumplir con las partes de la Norma EN 54 o UNE-EN 23007 de sistema y de producto que le sean de aplicación.

Se tiene en cuenta que esta norma no puede cubrir todos los casos posibles.

El primer paso en el proceso del diseño consiste en evaluar las necesidades del edificio en cuanto a detección de incendio y alarma de incendio. Esto puede incluir la evaluación de:

  • Si se tiene que proteger la totalidad del edificio o sólo una parte del mismo.
  • El tipo de sistema que se tiene que instalar.
  • La interacción del sistema con otras medidas de protección contra incendios.

El segundo paso es la planificación y el diseño del sistema. Esto puede incluir:

  • La selección del tipo de detector y su emplazamiento para las diversas partes del edificio,
  • La subdivisión del edificio en zonas de detección y/o alarma.
  • Disposiciones para el control de sistema y para la visualización de sus indicaciones.
  • El suministro de fuentes de alimentación eléctrica.

El tercer paso es el proceso de instalar e interconectar los equipos.

El cuarto paso es la puesta en marcha del sistema y la verificación de sus correcto funcionamiento. Esta norma considera que la puesta en marcha inicial será hecha por un contratista, después se verificará en asociación con el comprador o su agente. Esta norma no establece si es necesaria o no la aprobación de un tercero, pero sí determina cómo se debe realizar.

Una vez entregado el sistema al comprador, su comportamiento satisfactorio dependerá de que el uso y el mantenimiento sean correctos.

Además de cualquier seguridad exigida por la legislación, normalmente los equipos para los sistemas instalados estarán garantizados por fabricante o suministradores, y el comportamiento del sistema instalado puede ser garantizado por una de las organizaciones responsables del suministro, diseño o instalación.

Toda garantía debe presentarse por escrito, especificando como mínimo:

  • Empresa u organización responsable de cumplir la garantía.
  • Fecha o fechas a partir de las cuales será válida la garantía.
  • Duración de la garantía.
  • Alcance de la responsabilidad de acuerdo con la garantía.

Siempre que sea posible, todas las garantías deben entrar en vigor en la misma fecha.

La realización correcta de cada etapa de la obra debe certificarse por la persona u organización responsable de la etapa en cuestión.

La responsabilidad de la planificación, diseño, instalación y comportamiento inicial del sistema instalado debe definirse y documentarse claramente.

Después de la entrega del sistema, la responsabilidad del mantenimiento y el comportamiento inicial será asumida normalmente por el usuario y/o propietario del sistema.

Las personas u organizaciones que realicen cualquier trabajo al que se haga referencia en esta norma, deben tener competencia, experiencia y cualificación adecuada. Puede haber requisitos adicionales para las cualificaciones.

Planificación y diseño

Evaluación de necesidades

Si el sistema instalado está sujeto a legislación, se debe consultar a la autoridad con jurisdicción a fin de establecer sus requisitos. Estos deben incluir cualquier necesidad de aprobación por terceros. Es importante identificar el organismo autorizado responsable de aprobación en la etapa más temprana posible.

Los puntos que pueden ser necesarios tratar incluyen:

  • Uso de nuevos desarrollos en detección de incendios.
  • Plan de autoprotección en caso de alarma de incendio.
  • Requisitos diferentes de organismos de aprobación.
  • Uso de sistemas jerárquicos.
  • Toda desviación respecto a los criterios contenidos en esta norma.
  • Limitaciones sobre los efectos de las averías.
  • Dimensiones de las zonas de detección.
  • Condiciones de uso de los productos no cubiertos por ninguna norma.
  • Emplazamiento de los equipos de control e indicación.
  • Instalación de ayudas para la localización de alarmas.
  • Duración de la alimentación de reserva que tienen que tener las baterías.
  • Uso de sistemas relacionados con la actividad para reducir el número de falsas alarmas.

Alcance de la protección

Las partes del edificio que se tiene que proteger o los tipos de sistemas que se tienen que instalar pueden ser especificados por un tercero. Cuando el alcance del sistema no lo especifique un tercero o cuando se desee instalar un sistema de mayor amplitud, deben considerarse los siguientes puntos en la evaluación del riesgo en cada zona:

  • Probabilidad de ignición.
  • Probabilidad de propagación dentro del local de origen.
  • Probabilidad de propagación fuera del local de origen.
  • Las consecuencias de un incendio.
  • Existencia de otros métodos de protección contra incendio.
        •  

Cobertura total

Un sistema de cobertura total es un sistema automático de detección de incendio que cubre todos los espacios dentro del edificio aparte de los específicamente exentos en esta norma.

Cobertura de sectores

Un sistema de cobertura de sectores es un sistema automático de detección de incendio que cubre algunas partes del edificio.

Los límites deben ser los límites de lo sectores de incendio; dentro de estos límites la cobertura debe ser la misma que la de un sistema de cobertura total.

Cobertura de vías de evacuación

Un sistema de cobertura de vías de evacuación es un sistema automático de detección de incendio para proteger sólo las vías de evacuación. Sólo está destinado a asegurar que se proporcione información a las personas no implicadas de forma inmediata.

Cobertura local

Se puede proporcionar cobertura local para proteger funciones concretas, equipos especiales o zonas en las que exista un riesgo especialmente elevado.

La zona de cobertura local no tiene que estar aislada, puede estar dentro de una de cobertura local o de sectores.

Cobertura de equipos

La cobertura de equipos se proporciona para dar protección contra incendios que se inician en el interior de elementos de equipos concretos. Los detectores en estos casos, se montan dentro de la carcasa del equipo, así pueden detectar un incendio en una fase más temprana.

Zonas que no necesitan cobertura

A menos que existan requisitos especiales, se puede considerar que algunas zonas presentan un riesgo suficientemente bajo como para que no necesiten tener una cobertura.

Sistemas manuales

Un sistema que contiene componentes de iniciación de alarma no automáticos en los cuales, una alarma de fuego puede ser iniciada manualmente por personas que han detectado el fuego.

Zonas de detección

El edificio se dividirá en zonas de detección de manera que se pueda determinar rápidamente el origen de la alarma a partir de las indicaciones dadas por el equipo de control e indicación. Deben adoptarse medidas para identificar señales procedentes de pulsadores, para poder impedir indicaciones que puedan inducir error.

En la división en zonas se debe tener en cuenta la disposición interna del edificio, cualquier posible dificultad de búsqueda o movimiento, la creación de zonas de alarma y la presencia de cualquier peligro especial.

Zonas de alarma

La división del edificio en zonas de alarma dependerá de la necesidad de diferenciar el tipo de evacuación y alarma que se tiene que dar.

Entre los factores que afectan a la elección del tipo de detector están los siguientes:

  • Requisitos legislativos.
  • Materiales existentes en la zona y la forma en la cual arderían.
  • Configuración de la zona.
  • Efectos de la climatización/ventilación.
  • Condiciones ambientales dentro de los locales vigilados.
  • Posibilidades de falsas alarmas.
    •  

Los detectores seleccionados serán, generalmente, aquellos que proporcionen la advertencia fiable más temprana bajo las condiciones ambientales existentes en las zonas en las que se tengan que colocar. Ninguno es el más adecuado para todas las aplicaciones. En ocasiones, será útil emplear una combinación de distintos tipos.

Detectores de humo

Los detectores de humo tienen una gama de respuesta suficientemente amplia para poderlos usar con carácter general. Sin embargo, hay riesgos específicos para los que cada tipo es especialmente adecuado.

Los detectores de humo de cámara de ionización son sensibles al humo que contiene pequeñas partículas (incendios con llamas que arden rápidamente), pero menos sensibles al humo ópticamente denso con grandes partículas que producen materiales que arden sin llama.

Los detectores de humo que funcionan con el principio de luz difusa son sensibles a las partículas de mayor tamaño, ópticamente activas, que se encuentran en el humo ópticamente denso.

Los detectores de humo de aspiración usan un sistema de tubos para tomar muestras de la atmósfera de la zona protegida, y la transportan a un sensor. Normalmente el tubo tiene varios orificios, y la densidad del humo en el sensor será el valor medio de la densidad del humo en todos los orificios del tubo de muestra. Se usan frecuentemente en la protección de equipos electrónicos.

Los detectores lineales de haz detectan el oscurecimiento de un haz luminoso, y son sensibles al valor medio de la densidad del humo a lo largo del haz. Especialmente adecuados cuando el humo puede haberse dispersado por una gran superficie antes de la detección y puede ser la única forma de detector de humo admisible debajo de techos altos.

En general los detectores de humo proporcionan respuestas más rápidas que los detectores de calorpero tienden a dar más falsas alarmas si no se instalan correctamente.

Los detectores de humo no pueden detectar productos emitidos por líquidos que se queman limpiamente.

Si hay procesos de producción u otros procesos capaces de producir humo, vapores, polvo, etc. que puedan hacer funcionar los detectores de humo, se debe considerar usar un tipo de detector alternativo.

Detectores de calor

En general, los detectores de calor son los menos sensibles de todos los detectores disponibles. Un detector de calor funciona cuando las llamas de un incendio alcancen aproximadamente un tercio de la distancia desde la base del incendio hasta el techo.

Los detectores de calor con respuesta termovelocimétrica son más adecuados cuando las temperaturas ambientes son bajas o varían lentamente, mientras que los detectores de calor con respuesta a una temperatura fija son más adecuados cuando es probable que la temperatura ambiente fluctúe rápidamente durante periodos cortos.

En general, los detectores de calor tiene mayor resistencia a condiciones medioambientales adversas que otros tipos.

Detectores de llama

Los detectores de llama pueden detectar radiación procedente de incendios. Pueden detectar radiación ultravioleta, radiación infrarroja o combinación de ambas. El espectro de la radiación procedente de la mayoría de los materiales inflamables tiene una banda ancha para poder se detectada por cualquier detector de llama, pero con algunos materiales puede ser necesario elegir detectores de llama capaces de responder a partes específicas del espectro de longitudes de onda.

Los detectores de llama son capaces de responder a un incendio con llama con mucha mayor rapidez que los de calor o humo.

Como no pueden detectar incendios sin llama,  no se consideran como detectores para uso general.

Debido a la que la transmisión se hace por radiación, no es necesario montarlos en un techo.

Son especialmente adecuados en aplicaciones para zonas exteriores de almacenamiento de madera, o vigilancia local de zonas críticas en las que un incendio con llama se propague con gran rapidez.

Sólo deben usarse si existe una línea visual totalmente despejada hasta la zona que se trata a proteger.

Deben adoptarse precauciones contra la formación de depósitos de aceite, grasa o polvo, ya que estos componentes pueden absorber la radiación ultravioleta. La radiación infrarroja resulta muchos menos afectada.

Puede ser imposible que la radiación ultravioleta procedente de un incendio llegue a un detector si el incendio genera una cantidad importante de humo antes de que aparezcan llamas.

Debe tenerse cuidado en el uso de detectores de llama en los casos en que los procesos de producción u otros procesos generen radiaciones que interfieran en la respuesta del detector.

Si es probable que los detectores de llama se exponga a la luz solar, deben seleccionarse tipos de detectores insensibles a la luz solar.

Pulsadores de alarma

Los pulsadores deben tener normalmente el mismo método de funcionamiento, y preferiblemente ser del mismo tipo, en toda la instalación. Debe tenerse cuidado para que los pulsadores destinados a iniciar una señal de incendio se diferencien claramente de los dispositivos destinados para otros fines.

Los detectores automáticos de incendio deben situarse de manera que los productos de la combustión relevantes procedentes de cualquier fuego dentro del área protegida puedan llegar a los detectores sin que se produzca un dilución, atenuación o retardo indebidos.

Se debe tener cuidado para tener la seguridad de que también se colocan detectores en zonas ocultas en las que se pueda iniciar o propagar el incendio.

Los pulsadores de alarma se deben situar de forma que se puedan hacer funcionar rápida y facilmente por cualquier persona que descubra un incendio.

Se debe prestar atención a todas las instrucciones especiales que figuren en los datos del fabricante.

Se adoptarán medidas para facilitar el acceso con fines de mantenimiento.

Detectores de calor y humo

La cobertura de cada detector debe estar limitada. Algunos de los factores a tener en cuenta en la limitación son:

  • Emplazamiento y separación.
  • Área protegida.
  • Distancia entre cualquier punto de la zona vigilada y el detector más próximo.
  • Proximidad de paredes.
  • Altura y configuración del techo.
  • Movimiento del aire de ventilación.
  • Cualquier obstrucción para el movimiento por convección de los productos de la combustión generados por el incendio.
        •  

Debe tenerse cuidado de que los haces de los detectores de humo de haz óptico no puedan ser obstruidos.

Detectores de llama

La cobertura de cada detector debe estar limitada. Algunos de los factores a tener en cuenta en la limitación son:

  • La distancia en línea recta entre cualquier punto de la zona vigilada y el detector más próximo.
  • La presencia de barreras a la radiación.
  • La presencia de fuentes de radiación que produzcan interferencias.
        •  

Los detectores de llama o radiación deben situarse de manera que proporcionen una buena vigilancia visual de las zonas protegidas.

Pulsadores de alarma

Los pulsadores de alarma deben situarse en las rutas de escape, en cada puerta que comunique con escaleras de emergencia y en cada salida al exterior. También se pueden situar cerca de riesgos especiales.

Puede ser necesario el emplazamiento de pulsadores de alarma si hay personas con capacidad de movimiento reducida.

Los pulsadores de alarma deben ser claramente visibles, identificables y fácilmente accesibles.

Identificación

Determinados equipos de control e indicación pueden ser capaces de identificar el detector individual o el pulsador de alarma desde el cual se ha generado una alarma. Se debe disponer de un método mediante el cual la indicación del equipo de control e indicación pueda ser relacionada con el detector pertinente.

Generalidades

El método para dar la alarma a los ocupantes del edificio debe cumplir los requisitos del plan de autoprotección.

A veces, el plan de autoprotección puede exigir que la alarma se de inicialmente al personal formado, que pueda entonces hacerse cargo de las operaciones correspondientes en el edificio. En tales casos, no será necesario generar inmediatamente una alarma general de incendio, pero debe existir un medio para dar una alarma general.

Cualquier alarma que esté destinada a ser percibida por personas sin formación debe darse como mínimo por medios audibles, pudiendo ser dispositivos de alarma o un sistema de alarma de voz.

No debe ser posible que se puedan emitir simultáneamente más de un micrófono, módulo de habla o generador de mensajes.

En zonas en las que las señales acústicas puedan ser inefectivas, se deben usar señales visuales y/o táctiles como complemento de las señales acústicas.

Señales acústicas

El nivel sonoro proporcionado debe ser tal que la señal de alarma de incendio resulte audible inmediatamente por encima de cualquier ruido ambiental.

El sonido usado con fines de alarma de incendio debe ser el mismo en todas las partes del edificio.

Dispositivos visuales de alarma de incendio

Los dispositivos visuales de alarma de incendio sólo deben usarse como complemento de los dispositivos acústicos de alarma. Cualquier alarma visual de incendio debe ser claramente visible y distinguible de otras señales visuales usadas en los locales.

Los equipos de control e indicación deben situarse en lugares tales que:

  • Las indicaciones y controles resulten fácilmente accesibles para los bomberos y personas responsables en el edificio.
  • La iluminación sea tal que las etiquetas e indicaciones visuales se puedan ver y leer fácilmente.
  • El nivel del ruido de fondo permite oír las indicaciones acústicas.
  • El entorno esté limpio y seco.
  • El riesgo de que el equipo sufra daños mecánicos sea bajo.
  • El riesgo de incendio sea bajo y el lugar esté protegido como mínimo por un detector de incendio dentro del sistema.
    •  

Si el equipo de control e indicación se encuentra en más de una caja:

  • La posición de dicha caja debe satisfacer lo indicado anteriormente.
  • Las conexiones entre las distintas cajas deben estar adecuadamente protegidas contra incendio y daños mecánicos.
  • Los dispositivos de monitorización de averías deben cubrir las interconexiones entre las distintas cajas.

Panel repetidor

Es necesario el uso de paneles repetidores de señales cuando el equipo de control e indicación esté alejado de la entrada de los bomberos, cuando el edificio tiene varias entradas para bomberos o cuando el equipo de indicación y control no se encuentra en una zona en la que haya personal permanentemente.

Controles repetidos

Si se instalan paneles de control repetidores múltiples que permitan ejercer el control desde varios lugares, deben adoptarse medidas para impedir el funcionamiento contradictorio de controles desde distintos lugares.

Ayudas para localización de alarmas

Se debe poder interrelacionar rápida, fácil e inequívocamente las indicaciones del equipo de control e indicación con la posición geográfica de cualquier detector o pulsador de alarma en estado de alarma.

Además de la zona de detección debe proporcionarse al menos alguno de los siguientes elementos:

  • Diagrama de las zonas de detección.
  • Mapas de zonas de detección.
  • Diagramas esquemáticos.
  • Pilotos indicadores de acción.
  • Equipo de control e indicación con puntos direccionables.
  • Sinóptico de LEDs.
  • Sinóptico con terminal gráfico. 

Equipos de alimentación de energía eléctrica

La tensión e intensidad de salida del equipo de alimentación de energía eléctrica debe ser suficiente para satisfacer la demanda eléctrica máxima del sistema.

Fuente de alimentación eléctrica principal

En general, la fuente de alimentación eléctrica principal para el sistema será la red pública de suministro de energía eléctrica. Se puede usar la generada de manera privada, pero tiene que tener como mínimo la misma fiabilidad que la red pública o en aquellos casos en que no exista red pública de abastecimiento de energía eléctrica.

La alimentación principal de energía eléctrica para el sistema de detección de incendio debe:

  • Estar conectada por una línea exclusiva y constituida por cables resistentes al fuego.
  • Tener un dispositivo de desconexión adecuado, rotulado y accesible únicamente al personal autorizado y situado lo más cerca posible del punto de entrada de la alimentación eléctrica al edificio.
  • Ser independiente de los interruptores generales del edificio.
        •  

Se impedirá la desconexión no autorizada de la fuente de alimentación eléctrica principal.

Si se utiliza más de un equipo de alimentación eléctrica, la fuente de alimentación para cada equipo debe cumplir todos los requisitos anteriores.

Fuente de alimentación eléctrica de reserva

Si se produce una avería en la fuente de alimentación eléctrica principal, se debe tener una alimentación eléctrica de reserva procedente de una batería, con capacidad para alimentar el sistema durante todas las interrupciones probables, o para permitir adoptar las medias correctivas necesarias.

También puede haber alimentación eléctrica por parte de generadores de reserva o sistemas de alimentación ininterrumpida.

En el uso de generadores de reserva, hay que tomar medidas para repostar combustible antes de que se agote la reserva.

Para tener el máximo beneficio de los sistemas de detección y alarma de incendio, las alarmas se deben transmitir con el mínimo retardo posible, mediante el uso de un enlace automático, de forma directa con los bomberos, o alternativamente mediante una central receptora de alarmas.

Cuando se use una central receptora de alarmas, se cumplirá la Norma UNE-EN 54-21.

Si los locales cuentan con personal permanentemente, la llamada se hará manualmente a los bomberos o al número nacional de emergencias. Incluido si se usa señalización automática, si los locales cuentan con personal permanentemente, la alarma debe confirmarse manualmente por teléfono.

Los enlaces automáticos deben supervisarse para que cualquier avería en el enlace se indique en la estación remota dotada de personal y en el equipo de control e indicación.

Cuando el sistema se conecte a una central receptora de alarmas, se deben transmitir como mínimo las señales generales de avería e incendio y debe tenerse en cuenta la posibilidad de que se produzcan averías en la transmisión.

Además de para los fines principales de detección y alarma, también se pueden usar señales del sistema para disparar, directa o indirectamente, el funcionamiento de:

  • Equipos de protección contra incendios.
  • Puertas cortafuegos.
  • Equipos de evacuación de humo.
  • Compuertas cortafuegos.
  • Parada de la ventilación.
  • Control de ascensores.
  • Puertas de seguridad.     

El funcionamiento de los equipos auxiliares no debe poner en peligro el correcto funcionamiento del sistema de detección de incendio ni impedir el envío de una señal a otro equipo.

Se deben tener en cuenta las directrices de compatibilidad marcadas en la Norma UNE EN 54-13.

Tipos de cables

Los cables deben satisfacer todos los requisitos especificados por el fabricante o suministrador de los equipos y cumplirán la norma particular del tipo de cable. Hay que tener especial atención a la capacidad de transporte de corriente y a la atenuación de las señales de datos.

Protección contra incendio

Los cables deberán tenderse, siempre que sea posible, en zonas donde el riesgo de incendio sea bajo. En caso contrario, se usarán cables resistentes al fuego o se dotarán de protección contra el fuego si el riesgo impidiera:

  • La recepción de una señal de detección emitida por el equipo de control e indicación.
  • El funcionamiento de dispositivos de alarma.
  • La recepción de señales procedentes del sistema de detección de incendio por cualquier unidad de control del equipo de protección contra incendio.
  • La recepción de señales procedentes del sistema de detección de incendio por cualquier equipo de transmisión de alarmas de incendio.
        •  

Los cables resistentes al fuego deben seguir la Norma UNE 211025.

Protección contra daños mecánicos

Los cables se deben instalar en lugares protegidos adecuadamente y deben tener una resistencia mecánica suficiente para el lugar donde se ubiquen, en caso de no ser suficiente, se proporcionará una protección mecánica adicional.

Para impedir daños y falsas alarmas, los equipos no deben colocarse en zonas donde sea probable que haya altos niveles de interferencia electromagnética. Si no fuera posible de conseguirse, se proporcionará protección electromagnética adecuada.

El diseñador debe presentar la documentación suficiente que permita al instalador realizar la instalación de manera satisfactoria. Como mínimo se deben incluir los planos de disposición con el tipo y la posición de todos los dispositivos y un esquema de sus interconexiones.

Instalación

Puesta en marcha y verificación

Aprobación por tercera parte

Uso del sistema

Responsabilidad

La persona responsable del control de aquella parte del edificio que contenga el sistema instalado debe nombrar a una o más personas designadas como responsables de la realización de las funciones siguientes:

  • Asegurarse del cumplimiento inicial y continuado por parte del sistema de los establecido en estas directrices y de los requisitos de cualquier organismo de aprobación.
  • Establecimiento de procedimientos para afrontar las diversas alarmas, advertencias y otros eventos que tengan su origen en el sistema.
  • La formación a los ocupantes.
  • Mantenimiento del sistema en perfectas condiciones de funcionamiento.
  • Mantenimiento de un espacio despejado de 0,5 m como mínimo alrededor y por debajo de cada detector.
  • Asegurarse que no hay obstrucciones que puedan obstaculizar el movimiento de los productos generados por el incendio hacia los detectores.
  • Asegurarse que no hay nada que obstruya el acceso a los pulsadores de alarma.
  • Impedir que se produzcan falsas alarmas, adoptando las medidas necesarias para evitar la activación de los detectores por operaciones de corte, soldadura o aserrado, por fumar, por sistemas de calefacción, por cocinar alimentos, etc.
  • Asegurarse de que se modifica el sistema de la manera adecuada si se produce cualquier cambio significativo en el uso o configuración del edificio.
  • Mantenimiento de un libro de registro y registrar todos los eventos resultantes del sistema o de aquellos que afecten a éste.
  • Asegurarse que el mantenimiento se realiza en los intervalos correctos.
  • Asegurarse que el sistema se repara correctamente después de producirse un fallo, incendio u otro evento que pueda afectar adversamente al sistema.

El nombre o los nombres de las personas responsables deben registrarse en el libro de registro que debe estar actualizado en todo momento. Si la persona responsable del control de aquella parte del edificio no nombra una persona responsable, debe considerarse que aquella persona es la persona responsable.

Todas o algunas de las funciones pueden delegarse por contrato en otra organización.

Mantenimiento

Modificación o ampliación de un sistema instalado

Funcionamiento de otros sistemas de protección contra incendios

El sistema de detección y alarma de incendio puede usarse para proporcionar señales de iniciación a otros sistemas de protección contra incendios, tales como:

  • Sistemas automáticos de extinción de incendios.
  • Sistemas de ventilación de humos o ventilación de calor.
  • Sistemas para disparar la liberación y cierre de puertas contra incendios.

El funcionamiento correcto o incorrecto de otro sistema de protección contra incendios no debe poner en peligro el funcionamiento correcto del sistema de detección de incendio o impedir el envío de una señal a otro sistema cualquiera.

Puede haber requisitos adicionales sobre la conexión con otros sistemas.

Los criterios de esta norma no están destinados a cubrir todos los requisitos que tales sistemas puedan imponer sobre el sistema de detección y alarma de incendio. Estos requisitos incluyen:

  • Seguridad frente a liberación accidental de señales de disparo.
  • Las necesarias indicciones visuales y audibles.
  • Tipos, emplazamiento y separación de detectores.
  • Requisitos para aislamiento o desactivación.
  • Requisitos para división en zonas.

Deben respetarse los requisitos dados en la documentación del otro sistema de protección contra incendios.

Además de las responsabilidades establecidas en apartados anteriores, el diseñador, el instalador y el responsable del mantenimiento tiene que tener un cuidado especial para asegurar que el sistema de detección y alarma de incendio no perjudica ni resulte perjudicado por el sistema que se tiene que disparar.

Allí donde la responsabilidad de diseño de los sistemas de detección de incendios y el otro sistema de protección contra incendios no coincida, debe mantenerse un contacto muy estrecho entre ambas partes y deben definirse los límites de sus responsabilidades respectivas.

Debe especificarse con el detalle suficiente los requisitos de ambos sistemas para permitir el diseño correcto de la interfaz entre los dos sistemas.

Aplicaciones en riesgos especiales

Los riesgos especiales son aquellos que requieren atención y conocimientos particulares en el diseño y elección de equipos, en el emplazamiento y separación de detectores o en la disposición de los circuitos.

Tales riesgos pueden incluir:

  • Zonas de procesamiento electrónico de datos y equipos y otros riesgos eléctricos.
  • Almacenes con estanterías de gran altura.
  • Edificios con atrios.
  • Zonas peligrosas.
  • Riesgos exteriores.

Puede haber requisitos legales adicionales sobre las zonas de riesgos especiales.

En el diseño de sistema de detección de incendio, los elementos siguientes deben recibir una atención especial para salas que contengan equipos electrónicos tales como ordenadores o equipos de centralitas telefónicas.

  • Disposiciones para controlar la ventilación y el acondicionamiento del aire.
  • Los efecto de altos caudales de ventilación y altas velocidades del aire.
  • El cierre de puertas y compuertas de incendio en respuesta a señales procedentes del sistema de detección de incendio.
  • Disposiciones para el apagado de los equipos o de sus fuentes de alimentación en caso de incendio.
  • Disposiciones para el apagado de equipos de tratamiento de aire en caso de incendio.
  • Las necesidades de detección de incendios en espacios ocultos.
  • La necesidad de equipos de protección contra incendios.

Pueden ser apropiados tipos especiales de detectores, especialmente cuando existe cobertura local de amarios de equipos informáticos, etc.

Debido a la amplia gama de tipos de almacenaje en estanterías de gran altura y de sus posibles contenidos, es esencial un estudio previo con el usuario y/o la propiedad y otras partes interesadas.

Debe tenerse un cuidado especial en la planificación de la rutina de incendio para asegurar que se tiene en cuenta todos los posibles efectos de la velocidad de propagación del fuego.

Los almacenes con estanterías de gran altura se protegen normalmente mediante alguna forma de sistema automático de extinción.

Un espacio de gran altura es aquel que supera los 25 m de alturano tiene techo o el techo esta elevado sobre las paredes.

En algunos edificios pueden haber riesgos que pueden tener unos efectos muy importantes sobre el diseño del sistema. En estos casos, es necesaria la cooperación entre el comprador y los diseñadores e instaladores de los sistemas de detección y alarma de incendio.

Si la totalidad o una parte del sistema de incendio está instalada en una zona al aire libre debe prestarse atención especial a:

  • Las condiciones medioambientales.
  • La elección y emplazamiento de los detectores.
  • La manera de evitar falsas alarmas.
  •  
  •  

Sistemas jerárquicos

Los sistemas jerárquicos se usan frecuentemente en lugares donde un emplazamiento principal está subdividido en cierto número de partes más pequeñas.

En grandes edificios, puede conseguirse mejoras económicas en el cableado usando un cierto número de equipos auxiliares de control e indicación, proporcionando cada uno funciones de detección y/o alarma para una parte definida del edificio, pero comunicando además con un centro situado dentro del edificio y/o con los demás equipos de control.

Cuando se instalen tales sistemas debe tenerse cuidado en:

  • Asegurar la mutua compatibilidad.
  • Establecer procedimientos de trabajo adecuados.
  • Disponer los enlaces remotos que sean necesarios.
  • Definir las responsabilidades del sistema.

Los equipos usados y el diseño de los circuitos deben ser tales que las indicaciones dadas en el centro dotado de personal sirvieran como mínimo:

  • Para identificar cualquier control auxiliar e indicar el equipo que se encuentra en estado de alarma de incendio.
  • Para identificar cualquier estado de un equipo auxiliar de control e indicación en el cual se pueda impedir una alarma de incendio.
  • Para identificar cualquier fallo de un enlace con un equipo auxiliar de control e indicación que pueda impedir la recepción de una alarma de incendio en el centro de recepción de alarmas.

Si se usan sistemas integrados en red sin una estructura jerárquica, debe tenerse cuidado para que sólo pueda pasar información de un sistemas a otro. El control de un equipo de control e indicación desde otro sólo se debe permitir cuando el equipo que ejerza el control haya sido designado como el equipo de control e indicación principal en un sistema jerárquico.

Normas de aplicación

Según el Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios. Apéndice del Anexo I. Relación de normas UNE y otras reconocidas internacionalmente.

  • UNE-EN 54-1: 2011 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 1: Introducción.
  • EN 54-2:1997, adoptada como UNE 23007-2:1998 / EN 54-2:1997/A1:2006, adoptada como UNE 23007-2:1998/ 1M:2008 / EN 54-2:1997/AC:1999, adoptada como UNE 23007-2:1998/erratum:2004 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 2: Equipos de control e indicación.
  • UNE-EN 54-3_2016 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 3: Dispositivos de alarma de incendios. Dispositivos acústicos.
  • EN 54-4:1997, adoptada como UNE 23007-4:1998 / EN 54-4/AC:1999, adoptada como UNE 23007-4:1998/ erratum:1999 / EN 54-4/A1:2003, adoptada como UNE 23007-4:1998/ 1M:2003 / EN 54-4:1997/A2:2007, adoptada como UNE 23007-4:1998/2M:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 4: Equipos de suministro de alimentación.
  • UNE-EN 54-5:2001 / UNE-EN 54-5/A1:2002 Sistemas de detección de alarma de incendios. Parte 5: Detectores de calor. Detectores puntuales.
  • UNE-EN 54-7:2001 / UNE-EN 54-7/A1:2002 / UNE-EN 54-7:2001/A2:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 7: Detectores de humo: Detectores puntuales que funcionan según el principio de luz difusa, luz transmitida o por ionización.
  • UNE-EN 54-10:2002 / UNE-EN 54-10:2002/A1:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 10: Detectores de llama. Detectores puntuales.
  • UNE-EN 54-11:2001 / UNE-EN 54-11:2001/A1:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 11: Pulsadores manuales de alarma.
  • UNE-EN 54-12:2003 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 12: Detectores de humo. Detectores de línea que utilizan un haz óptico de luz.
  • UNE-EN 54-13:2006 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 13: Evaluación de la compatibilidad de los componentes de un sistema.
  • UNE 23007-14:2014 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 14: Planificación, diseño, instalación, puesta en servicio, uso y mantenimiento.
  • UNE-EN 54-16:2010 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 16: Control de alarma por voz y equipos indicadores.
  • UNE-EN 54-17:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 17: Aisladores de cortocircuito.
  • UNE-EN 54-18:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 18: Dispositivos de entrada/salida.
  • UNE-EN 54-20:2007 / UNE-EN 54-20:2007/AC:2009 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 20: Detectores de aspiración de humos.
  • UNE-EN 54-21:2007 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 21: Equipos de transmisión de alarmas y avisos de fallo.
  • UNE-EN 54-23:2011 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 23: Dispositivos de alarma de incendios. Dispositivos de alarma visual (VAD).
  • UNE-EN 54-24:2010 Sitemas de detección y alarma de incendios. Parte 24: Componentes de los sistemas de alarma por voz. Altavoces.
  • UNE-EN 54-25:2009 / UNE-EN 54-25:2009/AC:2012 Sistemas de detección y alarma de incendios. Parte 25: Componentes que utilizan enlaces radioeléctricos.
  • UNE-EN 54-25:2009/AC:2012 / UNE-EN 14604:2006/AC:2009 Alarmas de humo autónomas.
  • UNE-EN 60849:2002 Sistemas electroacústicos para servicios de emergencia.
  • UNE 23580-2:2005 Seguridad contra incendios. Actas para la revisión de las instalaciones y equipos de protección contra incendios. Inspección técnica para mantenimiento. Parte 2: Sistemas de detección y alarma de ince
X
Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?